Amritsar, el Templo Dorado y la cultura Sikh

Amristar - Templo Dorado

Conociendo la religión y la cultura Sikh

La ciudad de Amritsar está situada en el estado de Punjab, al norte de la India haciendo frontera con Pakistán. Allí se encuentra el Templo Dorado, el santuario de los sikhs y el lugar más visitado de la India. Se calcula que recibe 100 mil visitas cada día, más aún que el Taj Mahal.

Amritsar - Templo Dorado

La construcción del templo se llevó a cabo entre el 1588 y el 1604. La entrada es gratuita y cualquiera puede acceder a él; solo necesitas cubrirte la cabeza y descalzarte.

Es un lugar religioso pero también tiene una larga historia de conflictos. El más reciente, en 1984, ocurrió durante un movimiento independentista por parte de los sikhs. El ejército indio asaltó el interior del templo y hubo duros enfrentamientos que acabaron con la vida de 83 soldados y 492 civiles.

Los sikhs nunca aceptaron la ayuda del gobierno indio para la reconstrucción del templo. En consecuencia, hasta 1999 estuvieron reparándolo con fondos y mano de obra de los peregrinos.

Amritsar – ¿Quiénes son los Sikh?

Amritsar - Templo Dorado

El Sikhismo, o Sijismo, es una religión fundada en el siglo XV, por lo que es una de las religiones más jóvenes del mundo.

Actualmente, es la novena en número de fieles y la cuarta más grande en la India después del hinduismo, el islam y el cristianismo. En la India hay unos 20 millones de seguidores, de los cuales la mayoría se encuentran en el Punjab.

La religión nació con la idea de intentar crear una sociedad más justa donde se luchara contra el sistema de castas del hinduismo, las supersticiones y las injusticias. Los sikhs son grandes defensores de la igualdad, por eso, si uno quiere ser sikh, lo primero que tiene que hacer es cambiar su apellido. Todos los sikhs se apellidan igual; los hombres “Singh” (león) y las mujeres “Kaur” (princesa).

La palabra Sikh, significa “discípulo” y hace referencia a que uno siempre tiene que estar aprendiendo. Para los sikhs, el sikhismo, es más que una religión, es una forma de vida. Sus principios se basan en la creencia de un solo dios, la ayuda a los necesitados, la lucha contra la opresión y el abandono de la superstición.

Los sikhs se caracterizan por su inconfundible turbante. Tienen fama de ser un pueblo religioso pero también guerrero. En el pasado formaron gran parte del Ejército del Raj Británico y actualmente muchos de ellos se integran en las fuerzas armadas de la India.

Amritsar – Visita al Templo Dorado

Es aconsejable visitar el templo tanto de día como de noche. Antes de entrar dejas tu calzado en un guardarropa que hay cerca de la entrada y te cubres la cabeza con un pañuelo. Si no tienes, te dejan uno.

Luego, pasas por un pequeño riachuelo que sirve para limpiarse los pies. Todo el mundo pasa por allí y hay gente que incluso bebe de esa agua.

Una vez entras al recinto se respira serenidad y sobre todo respeto hacia el lugar. Los sikhs se bañan tranquilos en el lago con el rostro serio que les caracteriza. Hay un comedor gratuito y estancias para que los más necesitados puedan quedarse a dormir.

Dentro del Templo Dorado se encuentra el libro sagrado de los sikhs, el Guru Granth Sahib. A lo largo del día se recitan sus versos y mucha gente se sienta allí durante horas escuchándolos.

Para ellos, solo el hecho de estar allí es toda una experiencia espiritual. Para nosotros, salvando las distancias, también lo fue. En mi caso, salí del Templo Dorado con una sensación entre admiración y respeto por esta gente y esta religión.

Wagah, la frontera con Pakistán

Nuestro segundo día en Amritsar fuimos a Wagah, el único paso fronterizo que hay entre la India y  Pakistán. Allí se celebra cada tarde, a las 16:15, una ceremonia bastante inusual y muy peculiar.

A ambos costados de la valla que separa India con Pakistán hay edificados una gradas. La grada del lado India es mucho más grande y está mucho más ánima que la de Pakistán.

Cuando los soldados de ambos países salen a escena se dirigen agresivamente hasta la valla y hacen gestos amenazantes de disputa y de victoria hacia el otro lado de la frontera. En el lado indio hay un speaker que alienta a la gente y a los soldados. Todo el mundo enloquece ovacionando a los suyos con banderas indias en la mano o pintadas en la cara.

Al final del espectáculo, se abre la frontera, y dos oficiales de cada bando se dan un fuerte apretón de manos. El ambiente es tenso pero de mutuo respeto. Se bajan las banderas, cierran la frontera y cada uno regresa orgulloso por donde ha venido.

Esa misma noche nos despedimos de Amritsar, una ciudad caótica y superpoblada pero que gracias al Templo Dorado y a la cultura Sikh merece mucho la pena visitar.

Sobre las 11 cogimos un autobús dirección Bikaner, en el estado del Rajasthan, lugar famoso sobre todo por el templo de Karni Mata, más conocido como “El Templo de las Ratas”.

Amritsar - Familia en el Templo Dorado

«Before becoming a Muslim, a Sikh, a Hindu, or a Christian, let’s become a Human first.» – Guru Nanak Dev Ji

Author: Marcos Silva

Hola! Me llamo Marcos Silva Puig. Después de acabar mi Máster de Secundaria en vez de opositar decidí irme de viaje por Asia para ver mundo. Me gustó tanto que me acabé quedando. Casi sin darme cuenta ya llevo 6 años en Asia, de los cuales he pasado la mayoría del tiempo viviendo en China y viajando por países como Tailandia, Laos, Vietnam, India... Siempre que puedo aprovecho para viajar y relatar aquí mis experiencias para los más curiosos y también para echar una mano a aquellos que tengan pensado venir de viaje a Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *