El castillo de Himeji y el castillo Okayama en un día

Japón - Castillo de Himeji - Edificio Principal

Castillo de Himeji, el castillo blanco

El castillo de Himeji o también apodado “El Castillo de la Garza Blanca” se encuentra en la ciudad de Himeji, en la prefectura de Hyogo.

El castillo de Himeji fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993. Es uno de los tres castillos más famosos de Japón, conjuntamente con el castillo de Matsumoto y el castillo de Kumamoto.

Cabe destacar que en Japón la mayoría de los castillos son réplicas de antiguos castillos que fueron destruidos por incendios, terremotos o guerras. Sin embargo, el castillo de Himeji es el original. Se empezó a construir en el 1346 y actualmente es una de las estructuras más antiguas del Japón medieval.

El castillo está situado sobre una colina. El área que rodeada a la torre principal es un laberinto de puertas, pasadizos, muros y cuartos secretos que dificultaban al invasor la entrada al castillo y facilitaba a los defensores a atacarlos por sorpresa.

¿Dónde hospedarse en Himeji?

Si vas justo de tiempo no hace falta ni que te quedes ni una noche en Himeji. Puedes ver el castillo por la mañana y al mediodía irte a ver el castillo de Okayama. Así verás dos castillos en un día, uno blanco y otro negro.

Aun así, si viajas con tiempo y te apetece quedarte a dormir en Himeji no encontrarás mucha variedad de hostels. En mi caso, me hospedé en el One Hostel & Standing Bar. Me costó 2500 yenes (20 euros) una noche. Me pareció carísimo para lo que era pero la localización, cerca del castillo, era inmejorable.

¿Cuál es la forma más barata de llegar a Himeji desde Kioto?

En mi caso que iba sin el JR Pass siempre buscaba la forma más barata para moverme por Japón. Para ir desde Kioto a Himeji fui primero en metro con la línea Hankyu hasta la estación Umeda de Osaka por 400 yenes (3.2 euros).

Seguidamente salí del metro y me dirigí a la estación de trenes que está a tan solo 10 minutos caminando desde la estación Umeda. Si sigues las señales en busca de la línea de tren Hanshi no tiene perdida. Una vez llegué a las puertas de entrada a las vías Hanshi, compré el billete hacia Himeji en las máquinas expendedoras por 1280 yenes (10 euros).

Castillo de Okayama, el castillo negro

Okayama está a tan solo 90 Km de Himeji dirección sur. Si quieres escaparte de las rutas más turísticas de Japón, este es un buen lugar.  Aun así en Okayama no hay mucho que ver. Lo más destacado es el Castillo de Okayama y los jardines Korakuen, ambos construidos en la época Edo (1603- 1868).

El Castillo de Okayama es una réplica construida en 1966 ya que en 1945 el castillo original fue bombardeado por las tropas aliadas durante la segunda guerra mundial.

Los jardines Korakuen tienen el privilegio de estar entre los tres mejores jardines de Japón, conjuntamente con los jardines Kenrokuen, en la ciudad de Kanazawa, y los jardines Kairakuen, en la ciudad de Mito.

El cuento de Momotaro

Okayama es también conocida en Japón por ser el lugar donde transcurre el cuento de Momotaro, el niño melocotón, uno de los cuentos tradicionales más famosos del país. Trata de una familia que no puede tener hijos y son bendecidos con un niño que nace de un melocotón. En el cuento se relata las desventuras de este niño mientras crece hasta convertirse en un héroe nacional.

¿Cómo llegar y dónde hospedarse en Okayama?

Desde Himeji cogí el tren de una hora y media hacia Okayama por 1390 yenes (11.2 euros). Te puedes quedar a dormir en Okayama o en Kurashiki, un pequeño pueblo con un bonito casco antiguo con casas al estilo tradicional japonés y canales por donde pasear en barco si te apetece.

Los alojamientos tanto en Okayama como en Kurashiki son bastante caros. En Okayama los precios no bajan de los 20 euros por noche y en Kurashiki no bajan de los 30 euros. Es por eso y porque estaba algo aburrido de viajar solo que decidí hacer couchsurfing. Para quien no lo sepa, la plataforma Couchsurfing es un lugar ideal para conocer a otros viajeros, conocer gente local mientras estas viajando e incluso hospedarte con ellos.

Japón - Okayama en bicicleta

Kurashiki, el casco antiguo

En Kurashiki me hospedé dos noches en casa de un chico japonés bastante majo. Trabajaba en Okayama, así que paré allí para quedar con él. El primer día, me dejó su bicicleta para ir a ver el castillo de Okayama y me llevo a tomar algo por la noche.

El segundo día, ya en Kurashiki, mientras él se volvió a Okayama para trabajar, yo aproveché el día viendo la parte antigua de la ciudad. Alrededor de la parte antigua hay muchos museos, santuarios e incluso un pequeño jardin típico japonés perfecto para relajarse un rato.

Entre el conjunto de los tres lugares el que me pareció más bonito fue Kurashiki. Sobretodo, si eres de los que te gusta visitar lugares tradicionales para imaginarte como sería Japón en el pasado, este es un lugar casi obligado para ti.

Opinión personal sobre el castillo de Himeji, Okayama y Kurashiki

Los dos días que pasé en estas ciudades más desconocidas resultaron bastante entretenidos. Disfruté conociendo una parte de Japón más tradicional y menos turística que los otros lugares en los que había estado anteriormente. Por supuesto me gustó mucho más el castillo de Himeji que el de Okayama y me gustó más la ciudad de Kurashiki que Himeji y Okayama. Aquí te dejo un pequeño video donde podrás ver un poquito de cada lugar.

Sin embargo, encontré algo molesto que al salir de las zonas turísticas estuviese todo muchísimo más caro. Se nota que se aprovechan de que no hay mucha competencia ni muchas opciones para elegir.

A pesar de eso, estos tres lugares me despertaron la curiosidad por el countryside de Japón así que en mi camino hacia Hiroshima decidí hacer una corta parada en Onomichi. Este pequeño pueblo costero se acabaría convirtiendo en uno de los lugares que más me gustó de este país. En mi siguiente post os hablaré de este lugar rebosante de encanto en cada esquina y cada templo.

«El tiempo siempre fluye con velocidad inversa a la necesidad de quien lo vive.» – Carlos Ruiz Zafón

Author: Marcos Silva

Hola! Me llamo Marcos Silva Puig. Después de acabar mi Máster de Secundaria en vez de opositar decidí irme de viaje por Asia para ver mundo. Me gustó tanto que me acabé quedando. Casi sin darme cuenta ya llevo 6 años en Asia, de los cuales he pasado la mayoría del tiempo viviendo en China y viajando por países como Tailandia, Laos, Vietnam, India... Siempre que puedo aprovecho para viajar y relatar aquí mis experiencias para los más curiosos y también para echar una mano a aquellos que tengan pensado venir de viaje a Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *