Hainan, la mejor isla tropical China: Haikou y Sanya

P1239376 - Hainan, la mejor isla tropical China: Haikou y Sanya

Hainan está entre los 5 sitios más visitados por los chinos en vacaciones

Hainan - HaidianPara las vacaciones del año nuevo chino (Chun Jie, 春节) opté por ir a Hainan (海南), la segunda isla más grande de China después de Taiwan.

La isla de Hainan, significa “Al sur del océano”, por lo que como su nombre indica está situada al sur de China, muy cerca de Vietnam. La capital de Hainan es Haikou, al borde norte, aunque la ciudad más turística es Sanya, al borde sur.

Sanya es una de las 5 ciudades con más turismo chino en la época de vacaciones. Las otras 4 son: Lijiang (Yunnan), Kunming (Yunnan), Xiamen (Fujian) y Taipei (Taiwan).

Hay unas 10 grandes ciudades en Hainan las cuales se conectan con el tren de alta velocidad y por varias autopistas que facilitan moverse por toda la isla. La ruta en bicicleta parando de ciudad en ciudad también es bastante común.

La isla tiene el privilegio de tener junto a Lasha el menor índice de contaminación de China. Se caracteriza además por su clima tropical donde la mínima anual no baja de los 16 grados y la máxima llega a 35. Los tifones son abundantes por lo que hay que estar un poco alerta.

Visitando Haikou y Haidian

Hekou - Haidian

De Kunming a Haikou hay unas dos horas de vuelo. Fui en enero. Solo bajar del avión me tuve que quedar en manga corta por el calor que hacía.

Me hospedé en el cómodo hostal North20. Está situado en Haidian, una pequeña isla que forma parte de Haikou pero que está separada de la ciudad por el río Haidian y que se une a la misma mediante varios puentes.

Por la tarde alquilé una bicicleta y me fui yo solo a dar vueltas por la isla de Haidian. En 3 horas te la puedes recorrer casi entera; ver la playa (que no es nada del otro mundo), los parques y lagos (muy bonitos). El tramo que conecta con Haikou donde los pescadores locales venden su mercancía diaria mientras el sol se pone en el horizonte también merece una visita.

También puedes acercarte a la zona universitaria para sentir un poco la vida de la ciudad, comerte un coco entre descanso y descanso y perderte un rato para luego volverte a encontrar.

No se pueda decir que Haidian sea una isla paradisíaca con playas de arena blanca (aunque sí con muchas palmeras). Sin embargo, me gustó por el buen clima, la gran variedad de frutas tropicales, la tranquilidad que se respira, lo verde que está todo y el ambiente universitario que le da vida a esta pequeña isla al lado de Haikou.

De Haikou a Wenchang

Tenía pensando ir de Haikou a Sanya parando de pueblo en pueblo. Había venido sobre todo a disfrutar de la playa y, al parecer, Haikou no me ofrecía ninguna playa espectacular. así que al día siguiente me dirigí al este, a Wenchang. La primera parada desde Haikou a Sanya.

Al llegar a Wenchang a los 10 minutos me di cuenta de que a pesar de los saludos y las sonrisas que me regalaba la mayoría de las personas que me cruzaba, la ciudad en sí, en mi opinión, no tenía ningún encanto especial y no quería pasar otra noche lejos de la playa.

Es sabido que a los chinos no les suele gustar el mar o les trae sin cuidado así que muchas ciudades de Hainan, en vez de estar en la costa, se alzan a 15-20 km de distancia del mar. A uno eso le puede parecer como estar en medio de ninguna parte. Tienes que moverte bastante para disfrutar del mar y no es del todo conveniente.

Por eso no me quedé ni un día en Wenchang y directamente cogí un bus hacia Dongjiao Yelin; una aldea de pescadores y granjeros donde había leído que justo al lado de la playa había una enorme plantación de palmeras cocoteras que hacía el lugar bastante bonito.

De Wenchang a Dongjiao Yelin

Dongjiao Yelin sorprende sobre todo por su tranquilidad y la enorme cantidad de palmeras que la rodea.

Hainan - Dongjiao Yelin

Para entrar a la playa tienes que pasar por un resort mientras que por el camino te van parando los aldeanos para venderte cocos.

Puedes comprarte un coco gigante por 5Rmb (un euro) y al acabártelo pedir que te lo abran y te lo despedacen para poder comértelo. ¡Riquísimo!

La playa tiene su encanto, rodeada de palmeras, vacía y limpia. Uno puede relajarse en las hamacas del resort con vistas a la playa y observar como al lado tuyo un hombre escala una palmera con una facilidad asombrosa para cortar los cocos que ya están listos o, mirar a lo lejos, y contemplar a un monje haciendo taichi en la orilla.

Hainan - Taichi en Dongjiao YelinHainan - Dongjiao Yelin

Ese mismo día cumplía 28 años. Como no me apetecía pasarlo solo en una de esas ciudades “perdidas” cambié repentinamente mis planes de ir de pueblo en pueblo a ir directamente a Sanya.

Repleta de grandes hoteles de lujo y turistas chinos y rusos, Sanya prometía al menos diversión.  Regresé inmediatamente a Wenchang y cogí el tren bala que te deja en dos horas en Sanya.

De Dongjiao Yelin a Sanya

Hainan - Resort Sanya

Llegué sobre las 8.30 de la noche al sencillo hostal Captain House. Justo entrar conocí a dos chilenos y un argentino que llevaban 2 semanas en Sanya combinando relax en la playa durante el día y fiesta por la noche. Ese día no iba a ser una excepción.

Enseguida hice buenas migas con ellos. Nos tomamos unas cervezas en la terraza y les comenté que había venido expresamente a Sanya porque quería celebrar mi cumpleaños. A partir de ahí, empezó una noche muy larga y difícil de olvidar.

Los chicos se fueron al día siguiente y yo me quedé allí algo más de una semana. Primero visitando las playas más turísticas de Sanya y luego buscando playas desérticas o aldeas perdidas con una moto alquilada. No estuve solo ni un día. Los primeros días me junté con gente que iba conociendo en el hostal y luego a los 4 días llegaron mis amigos de Kunming.

Hainan - SanyaHainan - Playa Sanya

Hainan – Un lugar especial en Sanya

En uno de nuestros paseos en moto, nos encontramos enfrente de una playa vacía un hostal familiar en la parte menos turista de Sanya. Nos encantó y nos cambiamos de inmediato. Una vez instalados nos dijeron que toda esa zona acababa de ser comprada por grandes hoteles y que al año siguiente todo eso desaparecería.

Hainan - Haciendo amigos

Después de los largos paseos en moto durante el día, por la noche volvíamos al hostal. Nos relajábamos en las hamacas viendo el anochecer con un coco o una cerveza en mano.

Incluso celebramos allí el año nuevo chino donde nos hinchamos a comer pescado y marisco por solo 10 euros. Pasábamos los días gozando del lugar pero también algo tristes. Sabíamos que nunca más íbamos a poder volver a tan especial rincón de Sanya.

Durante uno de nuestros paseos nos percatamos de que las calles estaban muy limpias pero con manchas rojas por el suelo. Parecían manchas de sangre, pero no lo eran.

En Hainan se consume una sustancia relajante y adictiva a diaro. No es ilegal ya que puedes ver puestos de venta por todas partes. Sobretodo por las mañanas cuando se montan su mesita y empiezan a preparar la mezcla.

Hainan - Vendiendo sustancias...

Se mastica conjuntamente una hoja envuelta con polvos sintéticos con parte de otra fruta. Enseguida el jugo amargo de la fruta se junta con el de la hoja y empiezas a salivar. El líquido no se debe tragar, sino escupir. Es un líquido rojo como la sangre.

Al minuto de masticar te pega en la cabeza con fuerza y te quedas medio atontado. El subidón no dura mucho. Cuando se te pasa el efecto escupes lo que queda ya que tampoco se debe comer. Es curioso ver a hainaneses que lo consumen a diario con los labios y los dientes totalmente rojos.

La costa de Sanya: Yalong Bay – Tenghai

Hainan - Pequeño paraíso

Entre otros muchos sitios que visitamos, fuimos también a  Yalong Bay. Es la parte más famosa de Sanya y de las más bonitas siempre y cuando sepas  alejarte de las aglomeraciones.

Aun así, mi playa preferida fue una que encontramos el penúltimo día a las afueras de Sanya, al lado de una aldea de pescadores llamada Tenghai. Medio vacía, rodeada de naturaleza, se cerraba por los extremos y tenía una roca gigante en medio del agua. Nuestro segundo pequeño paraíso.

Hainan - Pequeño paraísoNos gustó tanto el lugar que el día siguiente fuimos a hospedarnos en un hostal al lado de la playa para pasar el día allí, ir en kayak, ver el anochecer, el amanecer e irnos porque las vacaciones llegaban a su fin, al menos para mí.

Regresé directo a Haikou porque tenía el vuelo ese mismo día. Dos semanas en Hainan fueron suficientes. Conseguí la relajación y desconexión que necesitaba para coger fuerzas y aguantar los 7 meses siguientes que me quedaban sin playa hasta volver a casa. Si es que, digan lo que digan, no hay nada como vivir cerca del mar.

                  «You only live once, but if you do it right, once is enough.» Mae West.

Hainan - Comilona año nuevo chino

 Hainan - AnochecerHainan - Rodeados de palmeras en SanyaHainan - Nuevos y viejos amigos

Hainan - Mi rincón preferido de Sanya

Author: Marcos Silva

Hola! Me llamo Marcos Silva Puig. Después de acabar mi Máster de Secundaria en vez de opositar decidí irme de viaje por Asia para ver mundo. Me gustó tanto que me acabé quedando. Casi sin darme cuenta ya llevo 6 años en Asia, de los cuales he pasado la mayoría del tiempo viviendo en China y viajando por países como Tailandia, Laos, Vietnam, India... Siempre que puedo aprovecho para viajar y relatar aquí mis experiencias para los más curiosos y también para echar una mano a aquellos que tengan pensado venir de viaje a Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *