McLeod Ganj, la pequeña Lasha: el exilio tibetano

McLeod Ganj - Pico Dhuala Dhar

El Gobierno Tibetano en el Exilio se encuentra en Dharamsala

McLeod Ganj es un pequeño pueblo situado en la parte alta de Dharamsala. Se encuentra en el estado Himachal Pradesh del norte de la India, a 240 km de Shimla y a 2000 metros de altitud.

McLeod Ganj - Pico Dhuala Dhar

Es conocido por ser el lugar de residencia del decimocuarto Dalai Lama, Tenzin Gyatso, desde que tuvo que abandonar el Tíbet en 1959 a causa de la invasión china.

En 1960, se estableció oficialmente un Gobierno Tibetano en el Exilio en Dharamsala. Actualmente es una organización política que se declara como legítimo gobierno del Tíbet. Se encarga de ayudar a los refugiados tibetanos, preservar la cultura tibetana y generar consciencia global sobre lo ocurrido en el Tíbet.

Fuimos desde  Shimla a McLeod Ganj en coche privado. Pagamos 5000 rupias (60 euros) por un viaje de 7 horas. Después del trayecto de 12 horas hacia Shimla dando tumbos con el autobús, sin lugar a dudas, mereció la pena pagar por un viaje tranquilo.

Llegamos al anochecer. Decidimos quedarnos dos noches para disfrutar al menos de un día entero de visita. Nos hospedamos en un tranquilo hotel con vistas a las montañas por tan solo 1200 rupias por una habitación para los tres.

McLeod Ganj, «la pequeña Lasha»

McLeod Ganj - Banderas tibetanasNo es de extrañar que se apode «la pequeña Lasha» ya que solo llegar uno tiene la sensación de estar más en el Tíbet que en la India.

Las calles están repletas de monjes vestidos con sus típicas túnicas anaranjadas o de color granate. Hay varios monasterios, templos y escuelas tibetanas.

El turismo también ha hecho que haya multitud de tiendas donde se pueden comprar todo tipo de objetos tibetanos; como por ejemplo: esculturas de buda, ruedas de oración, cuencos de meditación, pinturas realizas por los monjes de los monasterios, etc.

¿Qué ver y qué hacer en McLeod Ganj?

El pueblo está bajo los picos nevados de la cordillera Himalaya Dhuala Dhar.

McLeod Ganj - Templo budista

Rodeado de montañas, es un sitio ideal para hacer rutas de senderismo. Sin embargo, nosotros nos conformamos con visitar los puntos de interés de los alrededores.

Como todo estaba un poco alejado y solo teníamos un día, para no perder tiempo, pagamos 1000 rupias (12 euros) a un taxista para que nos llevara a ver los sitios más destacados.

Primero fuimos al complejo donde se encuentra la residencia del Dalai Lama. En esa zona hay un monasterio, varios templos y un interesante museo tibetano.

Luego, visitamos el templo hindú Bhagsunath, dedicado al dios Shiva. Desde allí caminamos hasta la Cascada Bhagsu, una pequeña cascada de 10 metros a las afueras de McLeod Ganj. Seguidamente, el conductor nos llevó a St. John in the Wilderness, una iglesia anglicana construida en el 1892. Para acabar, subimos hasta un bonito mirador rodeado de montañas.

Fue un día plagado de contrastes tanto religiosos como arquitectónicos. Si algo nos quedó claro es que en la India tienen cabida todas las religiones y todas las culturas.

Celebración Año Nuevo tibetano

Por la noche tuvimos la suerte de coincidir con el año nuevo tibetano y no dudamos en ir a celebrarlo. La entrada eran 300 rupias e incluía un buffet de comida tibetana. El evento se celebraba en el patio de un colegio. Las banderas tibetanas de oración colgaban por todos lados y una hoguera en el centro del patio ardía con fuerza.

Después de cenar unos cuantos tibetanos se pusieron a bailar alrededor de la hoguera mientras otros se quedaron en el comedor jugando a cartas y apostando. Durante la noche conocimos a unos cuantos monjes con los cuales tuvimos un par de charlas interesantes sobre el Tíbet y el budismo. Fue una noche curiosa y entretenida.

Al día siguiente nos despedimos de McLeod Ganj y nos dirigimos a Tullah, una aldea perdida por las montañas donde se iba a celebrar una boda india. Nos había invitado el taxista que nos llevó a Agra y del cual nos habíamos hecho amigos.

Boda India en Tullah

Las prisas durante todo el viaje para llegar a tiempo para la boda merecieron la pena. Solo llegar a la aldea nos invitaron a comer. Todo el pueblo nos recibió muy gratamente, con sonrisas y bailes.

Después de comer, los familiares y los amigos del novio nos dirigimos en autobús a la aldea de la novia. No entendí muy bien el porqué pero solo los hombres se subieron al autobús. Las mujeres se quedaron todas en Tullah.

Un par de kilómetros antes de llegar pararon el autobús. Estuvimos caminando entre saltos, bailes y peleas simuladas con palos hasta que avistamos la casa de la novia a lo lejos. Entonces, desde allí, el novio se subió a una silla hecha de bambú y sus amigos lo llevaron hasta el pueblo a cuestas.

¿Cómo es una boda india tradicional?

Durante casi toda la ceremonia el novio se mantuvo con la rostro cubierto hasta que al cabo de unas dos horas de rituales por fin se destapó.

Mientras por un lado estaban los novios en un ambiente serio haciendo un sinfín de rituales que nos costaba entender, en otro lado, a 10 metros, los más mayores tocaban música y cantaban en un clima de diversión y jolgorio.

Nosotros estuvimos parte de la boda presenciado la ceremonia de casamiento y parte bailando al son de la música. Finalmente, cuando las fuerzas nos dijeron basta, nos volvimos con el resto de regreso a la aldea del novio.

Por la mañana nos despedimos de nuestros amigos sin saber cómo agradecerles por esta maravillosa experiencia. A continuación, nos dirigimos a Amritsar, la capital de los Sikh y el lugar del Templo Dorado, el templo más visitado de la India.

«Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y, principalmente, vivir.» – Dalai Lama

Te ha gustado el post?
[Total: 0 Promedio: 0]
Comparte esta entrada en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Author: Marcos Silva

Hola! Me llamo Marcos Silva Puig. Después de acabar mi Máster de Secundaria en vez de opositar decidí irme de viaje por Asia para ver mundo. Me gustó tanto que me acabé quedando. Casi sin darme cuenta ya llevo 6 años en Asia, de los cuales he pasado la mayoría del tiempo viviendo en China y viajando por países como Tailandia, Laos, Vietnam, India... Siempre que puedo aprovecho para viajar y relatar aquí mis experiencias para los más curiosos y también para echar una mano a aquellos que tengan pensado venir de viaje a Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *