Rishikesh, la capital mundial del yoga

Rishikesh - Vistas desde Tapovan

Una ciudad bañada por el Ganges a pies del Himalaya

Rishikesh es una ciudad sagrada situada a 230 km al noreste de Nueva Delhi. Es considerada la capital mundial del yoga y la meditación pero también “La Puerta del Himalaya”.

Rishikesh - Vistas desde Tapovan

Esta ciudad se hizo internacionalmente famosa después de que en 1968 Los Beatles asistieran durante un tiempo a un curso de Meditación Transcendental. Ringo Starr se quedó 10 días, Paul McCartney un mes y Lennon y Harrison un total de 6 semanas.

Durante su estancia en Rishikesh la banda tuvo uno de sus periodos más productivos. Llegaron a escribir más de 30 canciones que más tarde aparecerían en el White Album y en el Abbey Road.

Después de eso, muchas personas interesadas en aprender meditación fueron viniendo a Rishikesh. La ciudad poco a poco se fue convirtiendo en un destino espiritual.

El río Ganges, el más sagrado del hinduismo

Rishikesh - Río GangesEl río Ganges divide la ciudad en dos partes. El Ganges nace en el Himalaya y tiene unos 2500 km de largo.

Es famoso por ser el río más sagrado del hinduismo pero también por ser uno de los ríos más contaminados del mundo.

En el hinduismo existe la creencia de que uno debe bañarse en el Ganges para purificarse y, cuando le haya llegado el momento, ser incinerado a orillas del río. Hay ciudades sagradas como Varanasi, donde, según la fe hindú, si eres incinerado allí te liberas del ciclo de la vida y la muerte. Evitas volver a nacer, te desatas de las ataduras del karma y consigues la liberación espiritual (Moksha).

Las personas que pueden permitírselo viajan a Varanasi cuando ven que sus últimos días están cerca. Hay otros casos, como el de los pobres o los sin techo que, desgraciadamente, como no pueden pagarse una incineración sus cuerpos se echan al río directamente. A parte de todo esto, hay que sumarle los residuos industriales más los desechos de las cloacas.

Sin embargo, Rishikesh tiene la suerte de estar a tan solo 200 km de distancia del nacimiento del río por lo que aún se puede apreciar un agua limpia y pura. A orillas del río hay pequeñas playas de arena blanca donde uno puede bañarse tranquilamente.

Hoy en día, el turismo no ha logrado deshacerse de esa atmósfera espiritual que se sigue respirando en cada rincón de Rishikesh. Sin lugar a dudas, es el mejor lugar para desconectar de todo el caos que uno se encuentra viajando por India.

¿Dónde hospedare en Rishikesh?

Mapa RishikeshAl llegar el autobús te deja en la parte de abajo de la ciudad. Lo aconsejable es coger un tuk-tuk que te suba 5 km hasta Tapovan; la parte de los hoteles, agencias de viaje y las escuelas de yoga.

Desde allí es fácil moverse. Además podrás disfrutar de unas preciosas vistas de los templos a orillas del Ganges y de los puentes que conectan la ciudad; el Ram Jhula y el Laxman Jhula.

Nosotros nos hospedamos en el Hotel Nammastay. Pagamos en total por una habitación individual y una doble tan solo 1000 rupias (12 euros). Los jefes eran muy simpáticos y en el tejado tenían un rooftop chillout que era una maravilla.

Si prefieres un hostel para conocer mochileros, justo en la misma calle se encuentra el Bonfire Hostel. Allí, por las noches, puedes sentarte  alrededor de una hoguera para conocer a los otros huéspedes e intercambiar experiencias. Eso sí, todo muy de relax. A Rishikesh no se viene en busca de fiesta loca, sino más bien a relajarse.

¿Qué hacer en Rishikesh?

Solo nos quedamos un día en Rishikesh aunque en verdad es una ciudad para quedarse un tiempo. Sobre todo si te apetece hacer algún curso de Yoga o Meditación o hacer excursiones por los alrededores.

Si no, lo mejor que uno puede hacer es visitar templos e ir a orillas del río a sentarse en los ghats (escalinatas donde se realizan rituales hinduistas en los ríos sagrados de India). Desde allí solo hay que quedarse quieto y observar a la gente.

Nosotros tuvimos la suerte de llegar justo en un festival hindú y las escalinatas del río estaban repletas de gente. Unas cuantas vacas y un par de perros callejeros se reclinaban en ellas como si todo aquello no fuera con ellos.

Familias enteras se metían a purificarse en el Ganges. Los niños jugaban en el agua y los que ya se habían bañado se quedaban sentados tranquilos pasando la tarde. Había puestos donde podías comprar flores y después dejarlas en el Ganges a modo de donación. Era una mezcla curiosa entre regocijo y espiritualidad.

Al segundo día por la mañana nos despedimos de Rishikesh con una sensación de extraña nostalgia después de haber permanecido solo un día.

Mirando el Ganges a lo lejos, nos subimos en el tuk-tuk dirección Haridwar para desde allí buscar un autobús que nos llevara a Shimla, la capital del estado de Himachal Pradesh y la ciudad veraniega de la India Británica.

Rishikesh - Gurú sentado

I meditate so that my mind cannot complicate my life.”

Author: Marcos Silva

Hola! Me llamo Marcos Silva Puig. Después de acabar mi Máster de Secundaria en vez de opositar decidí irme de viaje por Asia para ver mundo. Me gustó tanto que me acabé quedando. Casi sin darme cuenta ya llevo 6 años en Asia, de los cuales he pasado la mayoría del tiempo viviendo en China y viajando por países como Tailandia, Laos, Vietnam, India... Siempre que puedo aprovecho para viajar y relatar aquí mis experiencias para los más curiosos y también para echar una mano a aquellos que tengan pensado venir de viaje a Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *