Shimla, una ciudad colonial al lado del Himalaya

Shimla - Cordillera Himalaya 01

Visita relámpago a la capital de verano de la India Británica

Shimla es la capital del estado de Himachal Pradesh y la que fue declarada la capital de verano de la India Británica. La ciudad se encuentra a 350 km al noreste de Nueva Delhi, tiene una altitud de 2200 metros sobre el nivel del mar y unas temperaturas anuales que suelen oscilar entre -4° C y 31° C.

Shimla - Cordillera Himalaya

Se caracteriza por sus edificios de la época colonial y el entorno natural que la rodea ya que está en medio de las altas montañas y los densos bosques del Himalaya.

Llegamos a Shimla a las 7 de la mañana después de 12 larguísimas horas sentados en el autobús. Nos pusieron en unos asientos pegados para tres personas donde casi no cabíamos. Por suerte, al cabo del rato, la parte de atrás del autobús se quedó vacía y uno de nosotros puedo irse para allá.

Igualmente, los baches casi no nos dejaron dormir. Incluso en ocasiones llegamos a golpearnos la cabeza con las barras del techo donde se colocan las mochilas.

En una de las paradas para descansar el conductor arrancó y empezó a irse sin mis dos compañeros de viaje que habían salido a tomar el aire. Justo cuando me levanté para avisarle se escucharon unos golpes en la parte lateral del vehículo. El conductor abrió la puerta como si nada y mis amigos subieron con el autobús en marcha.

Al llegar a la estación enseguida notamos el cambio de temperatura. Hacia el típico frio de montaña. Solo bajar del autobús unos cuantos indios se ofrecieron a ayudarnos a buscar hotel a cambio de una propina. Como no teníamos ni idea de dónde estábamos ni hacia dónde ir nos dejamos guiar por uno de ellos.

¿Dónde hospedarse en Shimla?

Después de ver unos cuantos hoteles que, o eran muy caros o demasiado cutres, al fin encontramos uno que no estaba mal. Nos hospedamos en el Hotel Ganga, un hotel situado cerca de Mall Road, la calle principal de la ciudad.

Shimla - Vistas desde el hotel

El hotel, aunque está en un lugar con bonitas vistas a las montañas, nos resultó un poco caro a pesar de su sencillez. Pagamos 2200 rupias (28 euros) por una habitación para los tres. Era el doble de lo que habíamos pagado en Rishikesh.

No estábamos seguros de si era más caro porque Shimla es un destino turístico o porque nos estaban timando pero con el cansancio que llevábamos encima no apetecía ni negociar ni seguir dando vueltas.

Le dimos a nuestro acompañante 300 rupias (4 euros). Seguidamente nos ofreció los servicios de un taxista para que nos llevara a dar vueltas por los alrededores de Shimla hasta que se hiciera de noche.

Como solo eran 1000 rupias y no pensábamos quedarnos más de un día decidimos coger el taxi. El buen hombre, con la propina que la habíamos dado, la comisión que cobraría del hotel por llevarnos allí y la del taxista ya había hecho el día.

¿Qué ver en Shimla?

Parque Natural de Kufri

Bosques HimalayaAl alejarnos de la ciudad empezamos a ver nieve. Por un lado había montañas de bosques frondosos y por otro la cordillera del Himalaya se perdía en elhorizonte.

El taxista nos llevó a visitar el Parque Natural de Kufri, a 20 km de Shimla. Allí hay una zona donde uno puede subir a caballo y luego visitar un zoológico que hay cerca.

El viaje a caballo nos costó 600 rupias más 200 por el alquiler de las botas. Nos sorprendió que nos dejaran cabalgar por nuestra cuenta.

La subida por la montaña estaba todo embarrada y nevada. A los caballos les costaba caminar y de vez en cuando alguno parecía a punto de resbalarse.

A veces se aproximaban al precipicio y te veías a un palmo de caerte con el caballo cuesta abajo. Nos dábamos cuenta de la peligrosidad pero no podíamos hacer más que dejarnos llevar por la situación.

Finalmente llegamos sanos y salvos a la cima de la montaña. Nos quedamos un rato disfrutando del paisaje y de la tranquilad de estar con los pies en tierra.

El zoológico de Kufri

Después de nuestra aventura con los caballos fuimos a visitar el zoológico. Casi parecía abandonado. Los monos saltaban entre las vallas, la nieve se acumulaba por todo el terreno y los animales se dejaban ver a cuentagotas.

Conseguimos ver un tar del Himalaya, un oso negro y unas cuantas especies de ciervos (varios muntíacos y un sambar). En la entrada había una inscripción que definía muy bien el lugar: “Los zoológicos son un apoyo, no un sustituto de la naturaleza”.

Sin darnos cuenta se nos hizo de noche. Volvimos a nuestro hotel y nos fuimos a dormir. Teníamos que recuperar fuerzas para nuestro siguiente viaje.

Seguiríamos dirección norte, esta vez hacia Dharamsala. Concretamente a McLeod Ganj, conocida como «la pequeña Lasha», la ciudad donde el Dalai Lama se estableció en el exilio después de tener que abandonar el Tíbet.

Shimla - Cordillera Himalaya

«Al Himalaya no se vuelve. Cuando has venido aquí por primera vez, él se queda contigo para siempre.» – Iñaki Ochoa de Olza

Te ha gustado el post?
[Total: 0 Promedio: 0]
Comparte esta entrada en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Author: Marcos Silva

Hola! Me llamo Marcos Silva Puig. Después de acabar mi Máster de Secundaria en vez de opositar decidí irme de viaje por Asia para ver mundo. Me gustó tanto que me acabé quedando. Casi sin darme cuenta ya llevo 6 años en Asia, de los cuales he pasado la mayoría del tiempo viviendo en China y viajando por países como Tailandia, Laos, Vietnam, India... Siempre que puedo aprovecho para viajar y relatar aquí mis experiencias para los más curiosos y también para echar una mano a aquellos que tengan pensado venir de viaje a Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *