Wengding, la última aldea tribal de China

Wending

Con 400 años de antigüedad, Wengding tiene fama de ser la aldea mejor conservada de toda China

Wengding - La última aldea tribal de China
En Wengding viven un total de 98 familias

Una vez acabado el festival de Monihei, aprovechamos para ir a Wengding (翁丁村). Está a 40km de Cangyuan y tiene el privilegio de ser la aldea de la etnia Wa mejor preservada de toda China. Se dice incluso que es la última aldea tribal real que queda en China.

Se tarda unos 45 minutos en llegar a Wengding desde Cangyuan. El taxi te cuesta 250-300Rmb dependiendo del tiempo  que estés en la aldea y lo bien que negocies con el taxista.

Las cabezas de búfalo colgando en los árboles te indican que has llegado a la aldea. Antiguamente se colgaban cabezas humanas (de enemigos o delincuentes) pero esta práctica fue prohibida durante los inicios de la República Popular China. Actualmente han sido sustituidas por algo “menos sádico”.

Dichas cabezas se solían usar para sacrificios al Dios del Arroz para que las cosechas fueras fértiles y abundantes. La cabeza de búfalo, además, para los Wa, es un símbolo de riqueza y abundancia.

La entrada a Wengding

Entrada a WengdingPara entrar a la aldea hay que pagar 50Rmb. En la entrada, unas 10 personas de la minoría étnica Wa te hacen un canto de bienvenida y cuando acaban de cantar te marcan la frente con un punto de tinta negra.

Todos visten sus trajes tradicionales. Los hombres visten totalmente de negro y las mujeres llevan vestidos negros con líneas rojas. La mayoría de ellas llevan pañuelos de colores en la cabeza a conjunto y muchas van fumando con pipa.

Mujeres Wa fumando con pipa

La personas de la minoría étnica Wa, al contrario que los chinos comunes, piensan que cuanto más oscura sea la piel de alguien más atractiva será aquella persona.

Cuanto más negro, más guapo será el hombre o más bella la mujer. Es por eso que siempre visten de negro y, también, que celebren el Monihei, el festival de barro que consiste en embadurnarse de negro.

Justo antes de cruzar la entrada principal no puedes evitar pensar que probablemente Wengding será otro de esos pueblos bonitos que hay en China pero destrozados por el turismo con tiendas por todas partes. Pero una vez te adentras un poco más te das cuenta de que no lo es. Es una aldea muy real que seguramente casi no se haya modificado en décadas.

¿Cómo es la aldea?

Niño nativo de WengdingLa aldea tiene una antigüedad de 400 años y está rodeada de árboles y montañas.

Los Wa siempre han creído que para proteger la seguridad de la aldea se tiene que cortar lo mínimo de bosque, solo lo necesario para la construcción de las casas, los establos… Es por eso que está rodeada de exuberante vegetación.

Viven 98 familias y hay un total de 400 personas. Todos los caminos del pueblo siguen siendo de tierra y los muros que separan una casa de otra son de piedras amontonadas. También se ven vallas hechas de bambú y como mucho algún establo de hormigón.

Las casas son de madera y bambú y tienen techos de paja.  Constan de dos pisos: El piso inferior; que es para el granero y el establo. Suele ser un espacio de tierra abierto. El piso superior; en cambio, se usa como vivienda familiar y las comodidades como cabe suponer son las justas, aunque las suficientes.

Caminando por el pueblo puedes ver en casi todas las viviendas gallinas y cerditos correteando por el piso inferior o vacas y búfalos encerrados en los establos. Niños jugando en la calle, inventándose juegos con lo que encuentran por ahí y mujeres mayores fumando con pipa mientras hablan de dios sabe que.

Regreso a Kunming

Por desgracia no tuvimos mucho tiempo para visitar el pueblo en profundidad ya que por la noche teníamos que volver a Kunming. Nos quedamos algo más de una hora que se nos pasó volando. Estuvimos paseando tranquilamente por sus calles de tierra, haciendo fotos, videos y disfrutando de tanto sosiego y tanta flora y fauna.

Wengding permanecerá en mi memoria como una de las aldeas más auténticas y más bonitas en las que he estado. Mi único deseo es esperar que si algún día vuelvo siga estando todo como lo encontré. Aunque lo dudo.

Do not regret growing older, it’s a privilege denied to many”.

Wengding - Visitando la última aldea tribal de China

Author: Marcos Silva

Hola! Me llamo Marcos Silva Puig. Después de acabar mi Máster de Secundaria en vez de opositar decidí irme de viaje por Asia para ver mundo. Me gustó tanto que me acabé quedando. Casi sin darme cuenta ya llevo 6 años en Asia, de los cuales he pasado la mayoría del tiempo viviendo en China y viajando por países como Tailandia, Laos, Vietnam, India... Siempre que puedo aprovecho para viajar y relatar aquí mis experiencias para los más curiosos y también para echar una mano a aquellos que tengan pensado venir de viaje a Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *