Ruta por Yunnan - Campos de Té de Puer

Conociendo la China más profunda

Puer (普洱) se encuentra al suroeste de la provincia china de Yunnan. Es una zona conocida por ser el lugar donde se cultiva y da nombre al famoso té de Puer (普洱茶). Aproveché mi primera semana de vacaciones por Navidad (solo 4 días) para viajar a Puer con unos cuantos amigos que había conocido recientemente en Kunming (dos españoles y un argentino).

¿Cómo ir de Kunming a Puer?

Para ir de Kunming a Puer se tiene que coger el autobús en la Estación Sur Kunming. No hay tren para ir a Puer. Puedes ir a la Estación Sur de Kunming en metro. El viaje desde el centro de la ciudad a la estación dura unos 45 min. En nuestro caso, cogimos el autobús nocturno (con cama) hacia Puer. Salimos a las 10 de la noche y llegamos sobre las 6.30 de la mañana. El trayecto en si son unas 6 horas aunque el autobús hace un stop de 3 horas para que el conductor descanse.

¿Qué hacer en la ciudad de Puer?

Llegamos el día de Noche Vieja a la ciudad de Puer. Después de registrarnos en el hotel, nos fuimos a dar un paseo por la ciudad. Se notaba que era un sitio con pocos turistas ya que la gente nos miraba aún más de lo habitual.

No encontramos nada interesante por el centro más que uno mercado callejero muy auténtico, así que decidimos ir a una aldea a hora y media de la ciudad a ver los campos de té donde mi amigo Héctor ya había estado anteriormente hacía poco.

Cogimos el autobús a las 12:00 del mediodía sabiendo que el último para regresar a la ciudad pasaba a las 14.00 p.m. Igualmente decidimos ir. Al bajar del autobús y caminar un buen rato llegamos por fin a la aldea. Eran las dos y ya sabíamos que no podríamos volver en autobús. Nos tocaba volver caminando o haciendo autostop, quedarse allí la noche de fin de año sin saber dónde dormir no era una opción.

Visitando los campos de té de Puer

Aun así intentamos no pensar en eso y fuimos a visitar la casa de una familia que uno de mis amigos había conocido la primera vez que estuvo allí. Cultivaban té de Puer y vivían justo encima de los campos de té. Nos invitaron a tomar té con ellos. No hablaban mandarín sino un dialecto de la zona así que la comunicación era algo más que complicada.

Después de un rato intentando comunicarnos con el hombre de la casa y explicarle nuestra situación como pudimos, al final, nos pudo encontrar a alguien del pueblo para que nos bajara antes del anochecer por unos 200 yuanes, eso si, no sin antes ofrecernos varias veces quedarnos a dormir en su casa.

Una vez tranquilos nos dimos una vuelta por los campos de té y por el pueblo. Al cabo del rato, nos invitaron a comer con la familia y casi sin darnos cuenta nos acabamos emborrachando con baijiu (el alcohol más típico de China). Era de propia cosecha así que no se podía rechazar.

Al final, sobre las 6 de las tarde bajamos en camión a la ciudad. Íbamos algo borrachos y muy contentos por el resultado final de nuestra aventurilla. Por la noche, nos fuimos a cenar barbacoa (muy típico en China) y después de fiesta a celebrar el año nuevo en la única discoteca del pueblo. Sin duda fuimos la atracción de la noche.

¿Qué ver por los alrededores de Puer?

Ninger, un pueblo chino auténtico

Al día siguiente nos fuimos a Ninger, a ver a la novia de Hector, Ivy. El pueblo está a una hora de Puer, rodeado de montañas y, en mi opinión, mucho más bonito que Puer.

Solo llegar nos invitaron a una comida popular y mientras nos hinchábamos a comer. De vez en cuando nos venía alguien del pueblo a darnos la bienvenida haciendo un brindis, por supuesto con baijiu. Después de comer el día transcurrió con normalidad, dando vueltas por el pueblo mientras la gente nos miraba.

Al tercer día, fuimos a ver un templo y a hacer barbacoa al río. Después volvimos a comer, esta vez con los amigos de Ivy y nos siguieron invitando a beber baijiu. Por la noche, fuimos otra vez de fiesta. Estuvimos en un bar jugando a juegos chinos de beber y acabamos yendo a un pub donde ya todo se volvió borroso.

El último día de viaje visitamos una pagoda en lo alto de la montaña. Justo al lado había un bonito mirador. Por la tarde decidimos volver a Kunming ya que, después de cuatro días estábamos algo cansados, sobre todo después de tanto comer y beber. Si algo quedó claro en este viaje a Puer es que a los chinos les encanta beber alcohol.

Si quieres visitar los campos de té de Puer puede interesarte nuestra ruta con chófer y guía por el sur de Yunnan y mi lista de las 5 cosas que más me han sorprendido viviendo en China.

No hay tierras extranjeras. El viajero es el único extranjero.

– Robert Louis Stevenson, The Silverado Squatters –

¿QUÉ NOTA LE PONES A ESTE POST?
[Total: 1 Promedio: 5]